Alemania: facilidad para el recobro de las deudas y buenos comportamientos de pago

Desde El Exportómetro animamos siempre a los exportadores a informarse sobre el país en el que van a llevar a cabo sus negocios. Es una inversión importante para minimizar el riesgo de impago. En Alemania, las empresas se caracterizan por tener un buen comportamiento de pago. Como ocurre en muchos países, la vía de la negociación amistosa es la mejor opción para garantizar el recobro la deuda. Incluso aunque los tribunales ejercen sus funciones de forma eficiente.

La media de los pagos de las empresas alemanas es de 45 días. Por norma general, los socios alemanes tratan de preservar su historial de crédito y acostumbran pagar a tiempo, aunque pueden surgir pequeños retrasos. Estos suelen estar relacionados con la dependencia de las empresas del «crédito» de los proveedores.

Las normas internas de Alemania son más estrictas que la Directiva de la UE que estipula que los pagos dentro de la Unión deben realizarse en 60 días. La ley Alemana establece un periodo de 30 días para abonar las facturas. Transcurrido ese tiempo se pueden reclamar los intereses de demora. El Código Civil de Alemania permite, además, imponer una tasa de compensación por los gastos de recobro y el perjuicio causado al acreedor.

Prácticas de recobro en Alemania: primero, negociación

A pesar de la eficiencia de los tribunales alemanes, debería considerar seriamente acudir a las soluciones amistosas. Como en todos los casos, es necesario evaluar la capacidad de pago del deudor antes de iniciar acciones legales, para conocer las posibilidades de recobro. También y desde 2002, el recurrir a la conciliación o mediación se ha convertido en un requisito indispensable antes de acudir a los procedimientos judiciales. Es uno de los motivos por los que los casos de impago suelen acabar con arreglos amistosos.

Generalmente, en Alemania las disputas comerciales son atendidas por las divisiones especializadas de los tribunales de distrito. Los tribunales programan audiencias preliminar en las que se escuchan los argumentos de ambas partes y, en ocasiones, fijan fases de conciliación.

Si la empresa deudora tiene activos en otro país miembro de la Unión Europea, se puede acudir a los procedimientos de orden de pago europeos, que son ejecutables tras la expiración del periodo de oposición (30 días después de la entrega de la comunicación a las partes).

Procedimientos de insolvencia

El deudor tiene obligación de abrir el procedimiento de insolvencia en las tres semanas que siguen a la fecha de convertirse en insolvente. Aunque el principal objetivo es el pago de la deuda gracias a la liquidación de los activos disponibles, hay una creciente tendencia que apuesta por el rescate y el apoyo a las empresas viables, cuyas dificultades se estiman temporales.