marketplace

El marketplace como vía de exportación

Es el equivalente a un centro comercial, pero en versión online, donde se puede encontrar de todo y donde cada día miles de consumidores compran desde la comodidad de sus casas, de la calle, a través de un dispositivo móvil, a golpe de clic y desde cualquier parte del mundo. Y creciendo. Marketplaces generalistas como eBay, Amazon o Alibaba, o especializados en nichos de mercado, son un trampolín para aquellos que quieren dar el salto al exterior, pero no se atreven a hacerlo.

El desconocimiento de los mercados, la falta de preparación técnica y legislativa, los altos costes, las dificultades de encontrar un socio local, el idioma y el miedo a errar son las principales barreras que encuentran pequeñas y medianas empresas a la hora de expandir su negocio más allá de las fronteras. Barreras perfectamente salvables si uno se alía con un marketplace. A excepción del miedo, que es libre. Pero ojo, no todo son ventajas. En este post vamos a analizar los pros y los contras de vender a través de una plataforma.

Ventajas

  1. El primer punto a favor es el acceso a un tráfico de usuarios enorme, al que uno, por sí mismo, nunca llegaría.
  2. Otro argumento irrefutable es el ahorro en tiempo y dinero. Montar una plataforma y hacerla despegar puede llevar fácilmente dos años, y aunque crearla no es extremadamente caro, hay mucha competencia en internet. Eso, por no mencionar el coste de abrir una oficina en un país.
  3. Si no se tiene e-commerce propio, es una buena opción para testear la demanda de los productos en otros países sin asumir grandes riesgos. Si hay aceptación, en una segunda fase habría que plantearse montar una tienda online propia, ya que es la manera de poder comunicarse con el cliente, de fidelizarlo. De la otra forma no se controla, el cliente es de la plataforma.
  4. En el caso de contar ya con una tienda online, los marketplaces sirven para liquidar stock y para dar confianza. Y esto es así, porque los usuarios siguen siendo temerosos de dejar su tarjeta de crédito a según qué página, por eso suelen ser fieles a estas plataformas. Piense en la forma de actuar de un potencial cliente: teclea en Google el producto que quiere. El buscador arroja varios resultados. Mira, compara y encuentra lo que busca en una tienda que no conoce. Acto seguido, va a su marketplace habitual buscando ese artículo ya con nombre y apellido. Si usted está allí, pensará que es de fiar, y si encima lo vende más barato, ya tiene al cliente de vuelta a su e-commerce.
  5. Una buena logística es decisiva para cerrar la compra. Si el envío es gratuito, la operación está asegurada, y más aún si la entrega es rápida. Los marketplaces suelen tener acuerdos competitivos con las empresas de paquetería. En cualquier caso, haga su propio análisis.
  6. Las barreras del idioma quedan superadas, ya que la atención al cliente la asume el marketplace.

Desventajas

  1. Su marca se pierde y el cliente no es suyo. Para marketplaces y usuarios, su empresa es un producto, un precio. En estos bazares no se compra por enseñas. Si bien, hay algunas plataformas que facilitan cierto escaparate de su negocio. De nuevo, la tendencia tiene que ser constituir a posteriori su propio e-commerce para tener el control sobre el cliente.
  2. Cuidado con los márgenes. Está claro que el que compra en estos sitios busca precio. Las comisiones que cobran los marketplaces suelen ser una cantidad fija por listar los productos y un porcentaje sobre la venta, que suele estar en el entorno del 10%-15%. Algunos tienen varias tarifas en función de los servicios que se contraten. Por cierto, de nada vale que se baje el precio a costa de tener un envío caro. Da mala imagen y el usuario preferirá pagar un poco más, pero tener coste cero en mensajería. No obstante, cuando se trata de envíos al extranjero, el cliente acepta más fácilmente abonar por el servicio. En este sentido, proporciona información sobre aranceles e impuestos, si fuera necesario. En este enlace del ICEX puede encontrar información sobre los trámites a seguir a la hora de exportar: http://www.icex.es/icex/es/navegacion-principal/todos-nuestros-servicios/informacion-de-mercados/tramites-y-gestiones/index.html
  3. Muy importante: su mayor competidor es el propio marketplace. Recuerde que tiene el control de quien compra y de lo que compra. Ve tendencias que usted no ve, y eso le convierte en el peor rival. Si comprueba que un producto tiene éxito, buscará un proveedor y lo venderá con su propia marca. Por su poder de compra, a buen seguro que su precio será el más barato, con lo que le dejará fuera de mercado.

Dicho esto, aparque sus miedos y pruebe a ver cómo le va, el made in Spain vende. Si triunfa, no lo dude, monte su propio e-commerce.



0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.