marca personal

Una marca personal, ¿para qué?

Si se teclea en Google marca personal, aparecen 13,1 millones de resultados. Una barbaridad. Cómo discriminar entre tanto contenido, que prácticamente cuenta lo mismo, cómo saber que no es un copy/paste. Propongo utilizar mi propia experiencia para ayudarles a construir su marca personal, algo sumamente importante si se quiere competir en este mundo digitalizado.

Antes de nada, sepa que todos tenemos nuestra propia marca personal, pero hay que descubrir qué nos hace únicos, saber venderlo y gestionarlo para el resto de nuestros días, porque la imagen es algo que hay que cuidar y trabajar de por vida.

¿Por dónde empezar? La primera vez que oí hablar de marca personal fue hace casi un lustro, cuando después de haber sufrido dos EREs vi las orejas al lobo y decidí que era el momento de reciclarse, de lo contrario corría el riesgo de quedarme fuera del mercado con tanto millennial por detrás, competitivo en precio y con grandes habilidades en el mundo digital. Pero ellos no tienen lo que yo me he ganado con los años de trabajo: experiencia y reputación.

Fue en unas jornadas digitales donde un conocido, que acababa de hacer su propia reconversión, me recomendó construirme una marca personal. Cómo hacerlo, pensé, si en mi gremio somos muchos los periodistas y más los que están en paro. Y aquí está la primera lección: diferenciarse. En este competitivo mundo de internet, si no te diferencias, no eres nadie. Hay que especializarse, el todoterreno ya no se lleva; hay que encontrar esa ventaja competitiva, que nos hace distintos.

Si no te diferencias, no eres nadie

Así que me puse manos a la obra. Comencé a definir cuál era mi valor añadido, mientras ampliaba mi formación. Posgrado, cursos, conferencias… Y es que, en esta Revolución Digital que estamos viviendo, la formación continua es clave. Aquello de licenciarse y tener un trabajo para toda la vida es parte del pasado. Hay que estar al día, y más en el cambiante mundo de la tecnología.

Una vez adquiridas las herramientas que fortalecen esa ventaja competitiva, busca tu nicho de mercado y dirígete a él. Para ello, hay que ser activo en redes sociales. Crea un blog y produce contenidos, ya sean escritos o audiovisuales, y actualízalo al menos una vez a la semana. Compártelo en las redes donde están los potenciales clientes. Además, comenta desarrollos, anuncios, lanzamientos de tu negociado. Haz preguntas, propuestas… Ojo, no se trata de tener una K al lado del número de seguidores en Twitter, ni hablar por hablar hasta resultar cansino, pero sí ser constantes, coherentes, claros y concisos para darse a conocer con credibilidad. Tampoco conviene tocar todos los palos, porque estar en todos los frentes no aporta nada y despista al personal. Y aunque suene de Perogrullo, es necesario recordarlo. En redes hay tres cosas sobre las que es mejor no hablar: política, religión y deporte.  Puede parecer mucho, pero todo será más fácil con un calendario de contenidos, donde la disciplina será la mejor arma.

Hay que ser constantes, coherentes, claros y concisos para darse a conocer con credibilidad

Mientras uno va haciendo ruido en el universo internet, hay que explotar la vena comercial. Ser un relaciones públicas. Dejarse ver en eventos relacionados con el nicho de mercado y hacer esto que está tan de moda, networking. Las oportunidades no van a llamar a nuestra puerta, hay que salir a buscarlas. En este sentido y, aunque no se tenga detrás toda una estructura laboral, hay que concertar reuniones con potenciales clientes.

La marca personal también es actitud. Exige salir de la zona de confort y hay que estar convencido de ello, porque no se construye en dos tardes. Es una carrera de fondo, donde la paciencia será la mejor aliada. Así pues, cinco años después de escuchar esta expresión por primera vez, tener una marca personal me parece una meta alcanzable. ¡Tú también puedes!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.