crecimiento de China

5 vitaminas C para el invierno de China

Durante 2016 el crecimiento de China siguió contrayéndose (+6,7%), aunque se mantuvo dentro del objetivo del gobierno del 6,5%-7%. La demanda doméstica fue la principal impulsora de este crecimiento, que se vio lastrado especialmente por las exportaciones y la inversión.

En 2017 (+6,2%) y 2018 (+5,8%) el crecimiento del PIB continuará ralentizándose, aunque seguirá siendo resistente. Para hacer frente a los principales retos que encara la economía china, nuestro último informe sugiere una estrategia basada en «5 ces»:

Promover la Credibilidad: mejorar la confianza de los inversores en las políticas del gobierno será esencial para combatir la volatilidad, mantener unas entradas de capital adecuadas y apoyar el consumo privado. Una comunicación transparente y un objetivo de crecimiento del PIB razonable del +6% ±0,5pp en 2017, serán claves.

Contener el riesgo de Crédito: La deuda de las empresas supone el 170% del PIB y las quiebras aumentarán un 10% en 2017 (+20% en 2016). Una política monetaria más rígida en 2018 podría iniciar el desapalancamiento gradual. La fiscalidad seguirá siendo flexible para apoyar el crecimiento.

Reducir el exceso de Capacidad :en los productos básicos, seguirá siendo una preocupación. El crecimiento de la demanda podría ser modesto. El crecimiento de la oferta se ajustará a un ritmo lento, ya que las autoridades darán prioridad al empleo respecto a la reducción de la sobrecapacidad. La reforma de las empresas públicas -que son proveedores importantes- será también gradual.

Gestionar la Moneda (Currency): El renminbi podría depreciarse un -3% respecto al dólar americano este año. Las presiones podrían aumentar debido a una política monetaria divergente con Estados Unidos y un mayor rendimiento de la inversión exterior.

Foco en el Comercio: Las exportaciones de bienes en dólares podrían caer un -7% en 2016. Estados Unidos, que supone el 18% de las exportaciones chinas, podría incrementar las barreras comerciales. China buscará nuevos incentivos para el comercio: un impulso en la competitividad de los precios (estatus de Economía de Mercado), nuevos clientes y nuevos ingresos de inversión (iniciativa One Belt One Road), alianzas fuertes comerciales e influencia política (Asociación Económica Integral Regional -RCEP-).