recobro en austria

Austria: el alumno aventajado en las prácticas de cobro

Austria es un país con una balanza comercial que se inclina del lado de las importaciones. Coches, piezas y repuestos, son los bienes más adquiridos por este mercado, alumno aventajado en lo que a periodos medios de cobro (DSO o Days Sales Outstanding) se refiere. Más de la cuarta parte de las compañías austriacas (76%) paga sus facturas dentro de los plazos estipulados, según los datos de la asociación KSV. Además, el periodo medio de cobro fue de 44 días en 2016, una cifra muy positiva, máxime teniendo en cuenta que la media mundial si sitúa en los 66 días.

importaciones de austria

Fuente: The Observatory of Economic Complexity.

Si has decidido exportar tus productos a Austria y has topado con un mal pagador, el proceso de recobro será relativamente sencillo, si cuentas con la ayuda adecuada. Como siempre explicamos, acudir a profesionales expertos en las leyes del mercado concreto, conocedores de las costumbres y la cultura locales, marcará la diferencia.

Las soluciones amistosas nunca deben descartarse, y en el caso de Austria, los procedimientos rápidos también suponen una alternativa sólida para la recuperación de la deuda. Verificar que la compañía sigue en activo y que no ha iniciado procedimientos de insolvencia, es vital para no malgastar recursos de manera innecesaria.

Si la cantidad reclamada es inferior a 75 000 euros, la ley obliga a utilizar los procedimientos de vía rápida, que son más simples y ágiles. Las reclamaciones pueden ser presentadas vía online y, si el acusado no presenta una defensa en las cuatro semanas siguientes, la orden se ejecuta de forma inmediata.

Si se agota la vía amistosa, el proceso legal es más largo, aunque los tribunales austriacos son rápidos y confiables.

Austria es muy estricta en la regulación de los intereses de demora, más aún que la Unión Europea. Los plazos en las transacciones no pueden superar los 60 días y se pueden solicitar a partir del día siguiente a la fecha de vencimiento. La legislación austriaca también es severa en las cantidades impuestas: los intereses se calculan sumando al menos un 9,2% al tipo estipulado por el Banco Nacional Oesterreichische.

En cuanto a los procedimientos de insolvencia, como en la mayoría de mercados, la recuperación resulta prácticamente imposible para los acreedores no asegurados.

En resumen, podemos describir a Austria como uno de los primeros de la clase en prácticas de cobro y de recobro, aunque hay que recordar que nunca estamos exentos del peligro del impago. Por eso, proteger nuestras ventas a crédito, y aún más, enfocar nuestros esfuerzos desde el inicio al cliente rentable, es la única forma de asegurar el crecimiento sostenido.