Descargas

El PIB mundial crecerá un +2,7% en 2019 y 2020

  • Las incertidumbres llevan a revisar las previsiones a la baja para el comercio mundial en 2019 y 2020 (+2,2% en volumen este año, +2,5% en 2020, después del +3,8% de 2018).
  • La próxima desaceleración pondrá a prueba las habilidades de los actores económicos para tomar las decisiones adecuadas en el momento preciso, cuando las herramientas políticas tradiciones y la cooperación internacional se han debilitado.

 

SOLUNION, la compañía de seguros de crédito, de caución y de servicios asociados a la gestión del riesgo comercial, analiza los últimos escenarios macroeconómicos elaborados por uno de sus accionistas, Euler Hermes.

Según indica la aseguradora, tras dos años de fuerte crecimiento la economía mundial vuelve a la encrucijada debido a las incertidumbres mundiales, la contienda comercial entre Estados Unidos y China, y los inconvenientes de la represión financiera.

¿Qué espera a la economía mundial en 2019 y 2020?

Las perspectivas apuntan a un crecimiento del PIB mundial del +2,7% en 2019 y 2020, en comparación con el +3,1% de 2018.

Las insolvencias aumentarán un +7% en ambos periodos, con un incremento notable en Asia (+15% en 2019), un repunte en Europa (+3%) y un cambio de tendencia gradual en Estados Unidos para 2020. Siete de cada diez países registrarán un aumento de las insolvencias empresariales en 2019, y uno de cada dos países terminará 2019 con más insolvencias de las alcanzadas en términos anuales antes de la crisis mundial de 2008-2009.

Por último, teniendo en cuenta el impacto de la incertidumbre mundial, y el esperado aumento de la deuda pública estadounidense, que podría convertirse en fuente de inestabilidad a partir del cuarto trimestre de 2019, se espera que la economía de Estados Unidos crezca un +2.5% interanual en 2019, y +1,7% en 2020. China se desacelerará hasta el +6,3% y +6,2% respectivamente. La eurozona también sentirá esta caída: +1,2% en 2019 y 2020, en comparación con el crecimiento de +1,9% registrado en 2018.

¿Podría la rivalidad entre Estados Unidos y China desembocar en una guerra comercial mundial?

El escenario de contienda comercial sobre el que SOLUNION advertía hace unos meses podría durar hasta final de año. Ya ha afectado, y seguirá haciéndolo, al ciclo mundial de comercio e inversión, y los mercados emergentes han empezado a notarlo. Esto lleva a revisar las previsiones de crecimiento del comercio mundial a la baja, hasta el +2,2% en términos de volumen, para este año, y +2,5% en 2020, tras el +3,8% de 2018.

Además, la contienda comercial podría incluir varios mercados más allá de la rivalidad Estados Unidos – China. Las tensiones comerciales han aumentado recientemente entre Corea del Sur y Japón. La incertidumbre política, derivada de las próximas elecciones en distintos países emergentes y la reciente renovación de cargos clave, así como la constitución de un nuevo Parlamento en Europa, también apunta hacia posibles sorpresas sobre la postura de la política comercial.

Riesgo político y financiero: el círculo vicioso continúa

El riesgo político mundial, cerca de un máximo histórico en la actualidad, es otro proceso que habrá que enfrentar. El intervencionismo, el gasto público excesivo y la revisión de las políticas económicas tradicionales, siguen desestabilizando el mercado. Hasta ahora, sus efectos en la confianza empresarial y de los hogares han sido limitados, aunque visibles.

Más aún, la represión financiera se está convirtiendo poco a poco en un círculo vicioso, en el que tipos de interés extremadamente bajos se esfuerzan por mantener a flote a las economías, mientras aumentan los riesgos a medio plazo. Una recesión podría venir de los excesos de los actores financieros. Por ahora, existe en particular una desconexión entre los fundamentos y el mercado de acciones, que podría generar inestabilidad más adelante.

Menos profunda, y con una vida más corta que la última recesión, la próxima desaceleración pondrá a prueba la capacidad de las empresas y los poderes económicos para hacer las cosas bien en el momento adecuado, ya que las herramientas políticas tradicionales y la cooperación internacional se han debilitado.

Ebook – Las vías futuras para las pymes

Las pymes desempeñan un papel integral en la economía global, estimulando el empleo, la productividad y la competitividad tanto en los mercados emergentes como en los desarrollados. En la zona de la OCDE, las pymes representan más de la mitad del empleo y entre el 50% y el 60% del PIB.

Según el Banco Mundial, en los próximos 15 años se necesitarán aproximadamente 600 millones de empleos para absorber una población activa creciente. En los mercados emergentes, las pymes actualmente crean cuatro de cada cinco nuevos puestos de trabajo.

Desde las opciones de financiación y la exportación estratégica hasta la protección de los flujos de efectivo, nuestro ebook “The future roads for SMEs” (Las vías futuras para las pymes) proporciona información clave y consejos prácticos para contribuir al crecimiento sostenible y seguro de las pymes.

SOLUNION participa en Afi4Talent

SOLUNION, compañía experta en seguros de crédito y de caución y en servicios asociados a la gestión del riesgo comercial, participará en Afi4Talent, el foro de empleo organizado por AFI, que tendrá lugar en Madrid, en las instalaciones de Afi Finanzas, los próximos 23 y 24 de abril.

Afi es una escuela de negocios de referencia en el ámbito de la economía, finanzas y tecnología. El objetivo de Afi4Talent es poner en contacto el talento de sus alumnos con empresas que apuestan por el desarrollo del capital humano.

Durante el evento, SOLUNION presentará a los asistentes sus competencias, valores diferenciales, evolución, recursos y perfiles de sus colaboradores. La compañía contará con un stand informativo desde el que atenderá a todos los alumnos interesados en conocer más sobre su actividad, y responderá a todas sus dudas e inquietudes.

La economía española crecerá un 2% en 2019

  • El crecimiento de la economía española se ralentizará al 2% en el presente año y se espera que caiga al 1,8% en 2020.
  • Las tensiones provocadas por la guerra comercial entre Estados Unidos y China han lastrado un 0,2% el crecimiento de la zona euro en 2018, pero no frenarán la recuperación temporal en el segundo semestre de 2019.
  • La reducción de las incertidumbres comerciales favorecerá al crecimiento del comercio mundial en el segundo trimestre de 2019, tras una caída del 3% en el primer trimestre del año.

SOLUNION, la compañía experta en seguros de crédito y de caución y en servicios de gestión del crédito comercial, analiza las perspectivas de crecimiento de la economía española y de la eurozona ante el escenario de incertidumbre global, a partir del último informe de perspectivas macroeconómicas de Euler Hermes, uno de sus accionistas junto con MAPFRE.

La economía española continúa experimentando un aterrizaje suave, con unas previsiones de crecimiento del 2% para este año y del 1,8% para 2020. La tasa de desempleo española regresó a cifras similares a las de finales de 2008, situándose en el 14,5% en el último trimestre de 2018, y el consumo y el comercio dentro de la zona euro, ayudaron a mantener esta tendencia. La contribución de las exportaciones netas al crecimiento del PIB aumentará en 2020.

crecimiento del pib

 

Por otra parte, España ha normalizado su competitividad. Así, el coste laboral unitario (CLU) se está acelerando al mayor ritmo de los últimos cuatro años, alcanzando niveles de 2012, lo que permitirá aumentar los márgenes de beneficios y un IPC más elevado.

ipc

 El PIB de la zona euro crecerá un 0,3% intertrimestral en 2019

La desaceleración de la economía española coincide con el frenazo del crecimiento de la zona euro, registrado en el último trimestre de 2018. La desconfianza de los consumidores franceses y la leve recesión italiana, a la que se suma la elevada incertidumbre en la política fiscal, han supuesto un ligero bache en el crecimiento de los países de la zona euro, que ha restado 0,2pp al crecimiento acumulado de la región.

Sin embargo, el pronóstico para Europa es positivo, con un gran cambio debido principalmente a cinco factores:

  1. La resistencia del crecimiento del salario real, dadas las tasas de inflación relativamente moderadas.
  2. Un impulso fiscal positivo (+0,2pp al crecimiento del PIB real), por primera vez desde 2009.
  3. Una política monetaria todavía acomodaticia, que permitirá que las tasas de refinanciación se mantengan muy bajas hasta finales de 2020.
  4. La mayor demanda de China en el segundo semestre.
  5. El aumento de la confianza económica, debido a que los riesgos clave no se materializan. Entre ellos, se incluyen una posible escalada de la disputa comercial entre Estados Unidos y China, aranceles a la importación de coches en Estados Unidos y un Brexit sin acuerdo.

Se espera que la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que ya ha reducido cerca de 0,2pp el crecimiento de la eurozona en 2018, dé un respiro a la economía de la región para este año, con una recuperación de la economía europea durante el segundo semestre de 2019. El PIB de la región crecerá a un ritmo cercano al 0,3% intertrimestral, una cifra, sin embargo, inferior a su potencial.

A pesar de estos datos, la economía de la zona euro volverá a perder fuerza en el primer semestre de 2020, como resultado de una  posible desaceleración en Estados Unidos y del consumo interno en Europa.

“A pesar de todo, Europa se mostrará resiliente en 2019”, comenta Enrique Cuadra, Director de Riesgos, Información y Siniestros de SOLUNION, “especialmente en los países del Este de Europa, a los que se sumará Rusia. Prevemos un 2020 algo mejor que 2019 en este sentido”.

 

El Brexit y las exportaciones de la zona euro

Las exportaciones dentro de los países miembros crecieron un 2,4% en 2018. Aunque las de Reino Unido descendieron considerablemente entre 2017 y 2018, cuando cayeron un -0,5%, no se espera ningún impacto en las exportaciones de la zona euro, en 2019.

exportaciones eurozona

Latinoamérica: alivio monetario

En Latinoamérica, el endurecimiento de la política monetaria de la Reserva Federal fue un gran obstáculo para las economías emergentes más frágiles, que experimentaron importantes presiones a la baja en sus monedas en 2018. Esta vez, la postura relajada de la Reserva Federal permitirá a las economías latinoamericanas realizar reformas a su propio ritmo sin sentir la inmediata sanción del mercado.

En Brasil, las perspectivas para el consumo privado son ligeramente positivas (+1,1% en 2018, +2% en 2019, +2,5% en 2020). El crecimiento de México se limitará a un 2% para 2019; en Argentina estimamos un crecimiento negativo de -1,5% en 2019, pero con una rápida recuperación en 2020 para alcanzar +2%. En cualquier caso, en este mercado habrá que prestar atención a la inflación, que sigue siendo alta (50%), y a las próximas elecciones presidenciales.

“En general, el crecimiento mundial del comercio de bienes y servicios debería reducirse al 3% en 2019 (después de un estimado del 3,8% en 2018), debido al efecto adverso de la inestabilidad y volatilidad de los mercados, aunque con mejores perspectivas para la segunda mitad del año gracias a los estímulos fiscales de China y a la normalización de las relaciones del gigante asiático con EE.UU.”, concluye Enrique Cuadra.

 

La iniciativa Belt and Road impulsará el comercio de mercancías entre China y sus socios por valor de 117.000 millones dólares en 2019

  • Dicho crecimiento supondrá un impulso de +0,33 pp en el comercio mundial y de + 0,1pp en el PIB mundial en 2019.·
  • La nueva ruta de la seda incluye a más de 80 países, principalmente de Asia, Europa y África, y abarca un área que representa casi el 36% del PIB mundial, el 68% de la población mundial y el 41% del total del comercio mundial.

SOLUNION, la compañía experta en seguros de crédito y de caución, y en servicios de gestión del crédito comercial, analiza el último informe de Euler Hermes, su accionista junto con MAPFRE, y señala que los flujos de comercio de mercancías entre China y los socios de la nueva ruta de la seda aumentarán en +117.000 millones en 2019, después de +158.000 millones de dólares estimados en 2018. Este aumento impulsaría en +0,3pp el comercio global y en +0,1pp el PIB mundial en 2019.

Específicamente en China, las exportaciones a los socios de la nueva ruta de la seda podrían aumentar +56.000 millones de dólares en 2019, después de  alcanzar los 76.000 millones de dólares en 2018. Entre los principales destinos de las ventas al exterior chinas se encuentran Corea del Sur, los países miembros de la zona  ASEAN (Tailandia, Indonesia, Malasia, Singapur y Filipinas), India y Rusia. Para mercados maduros, como Corea del Sur y Singapur, una mejor penetración de las empresas chinas en el mercado exportador reflejaría mejores relaciones comerciales y ventajas competitivas, especialmente en productos de alta tecnología. En la ASEAN y en India, se espera que las empresas continentales se beneficien de un fuerte crecimiento de la demanda interna. En Rusia, el principal impulso será desviar las ventas a otros países debido a las sanciones occidentales, que obligarán a las empresas rusas a buscar otros proveedores. Por otro lado, las exportaciones a China de los países que forman parte de la nueva ruta de la seda, crecerán +961.000 millones de dólares en 2019. Corea del Sur será probablemente el principal beneficiado gracias, en gran medida, al aumento de la clase media china y a las mejores relaciones políticas entre ambos países. Además, la ASEAN y la India se beneficiarán del desarrollo de la cadena de suministro china.

“Esperamos que los mercados de la ASEAN y de Europa del Este sean los potenciales beneficiarios de la nueva ruta de la seda. En primer lugar, porque estas dos regiones incluyen países que son lo suficientemente grandes como para llamar la atención de los inversores. Segundo, el crecimiento económico en estos mercados es generalmente más fuerte que en otras regiones. En tercer lugar, el entorno empresarial también es relativamente mejor, lo que tranquilizaría al inversor. Pero la  posibilidad de que todo esto se lleve a cabo, implica un ejercicio de fe  a largo plazo sobre China que solo determinados países, financieras privadas y empresas fuera de China, están listos para asumir», señala Mahamoud Islam, Economista Senior de Euler Hermes.

Para los países que participan en la nueva ruta de la seda, el impacto es, y continuará siendo, triple:

Un aumento de capital de China: desde 2014 y hasta junio de 2018, la inversión de China en los países que forman parte de la nueva ruta de la seda aumentó 410.000 millones de dólares, frente a los 261.000 millones de dólares que se invirtieron entre 2009 y 2013. Los mercados que más se han beneficiado se encuentran principalmente en Asia y Europa. Pakistán y Malasia encabezan la liga en Asia, mientras Rusia se sitúa en primer lugar en Europa.

Un aumento de la demanda de China: las importaciones chinas desde los países que participan en la nueva ruta de la seda aumentaron en un +22% interanual en 2018, en comparación con el +16% interanual de las importaciones totales. En general, los mercados de la nueva ruta de la seda representan ahora el 38% del total de las importaciones de mercancías de China. Además, a excepción de los mercados de la Unión Europea, donde el comercio intrarregional es alto, China se encuentra sistemáticamente entre los tres principales puntos de venta para los mercados de los países que participan en esta iniciativa. Las exportaciones totales de las economías que participan en la nueva ruta de la seda a China representan el 4% del PIB de estos mercados.

Competitividad mejorada: se espera que las mejoras en infraestructuras aumenten la competitividad de los mercados de la nueva ruta de la seda, a través de menores costes de transacciones y una mejor infraestructura. Un ejemplo es la construcción de la línea ferroviaria que conecta China con Irán, el enlace ferroviario Yiwu –Teherán, que redujo significativamente el tiempo de viaje.

Un proyecto que se consolida

Nacida a finales de 2013, la nueva ruta de la seda, conocida también como BRI (Belt and Road Iniciative), es una estrategia de desarrollo y cooperación lanzada por China. El objetivo del proyecto es promover una mayor cooperación entre China y sus principales socios en asuntos como comercio, financiación, inversión y cultura. Con ésta iniciativa, China decidió crear una única plataforma para unificar el comercio y la financiación comercial de las economías del Sudeste Asiático hasta Europa, apoyando así el comercio internacional de otros países y evitando una guerra comercial.

La nueva ruta de la seda incluye más de 80 países, principalmente de Asia, Europa y África, y abarca un área que representa casi el 36% del PIB mundial, el 68% de la población mundial y el 41% del comercio mundial. Esta iniciativa es equivalente a 10 Planes Marshall y es una pieza esencial para las oportunidades de crecimiento y liberación del sobreendeudamiento de China.

Las exportaciones de bienes y servicios de España aumentarán en 23 000 millones de euros en 2019

  • En 2019, el auge del comercio mundial se suavizará hasta el +3,6% (desde el +3,8% en 2018), en línea con la ralentización del crecimiento mundial, debido al endurecimiento de las condiciones financieras y a las incertidumbres en torno al comercio.
  • En España, las exportaciones de bienes y servicios aumentarán +23 000 millones de euros en 2019.
  • Más allá del hipotético aumento del proteccionismo, las empresas deberán prepararse para asumir mayores costes en el comercio, la desviación comercial y un aumento del riesgo político.

 

SOLUNION, la compañía experta en seguros de crédito y de caución y en servicios de gestión del crédito comercial, analiza las previsiones para el comercio mundial de su accionista Euler Hermes, en el contexto de la próxima cumbre del G20, que tendrá lugar los días 30 de noviembre y 1 de diciembre. En la agenda oficial, el comercio es lo primero, ya que las crecientes tensiones comerciales entre las dos mayores economías, podrían poner en riesgo el crecimiento económico global.

 

En 2019, el impulso comercial se suavizará, en línea con la desaceleración del crecimiento del PIB

El comercio mundial de bienes y servicios se mantuvo relativamente resistente este año, a pesar de la retórica proteccionista de Estados Unidos, con un crecimiento de +3,8%. El volumen del comercio de mercancías continuó aumentando por encima del rendimiento medio de 2012-2016, en un rango del 2% al 4%, respaldado por un fuerte crecimiento de la demanda mundial.

En 2019, el impulso comercial se suavizará, en línea con la desaceleración del crecimiento del PIB. Se espera que el volumen del comercio mundial de bienes y servicios se desacelere hasta alcanzar un +3,6% en 2019 (desde +3,8% en 2018) y el crecimiento en valor se sitúe en +6,3% (desde +7,2%). En dólares, se espera que el comercio aumente 1,3 billones en 2019 (desde +1,7 billones en 2018).

Los supuestos económicos que están detrás de estas previsiones son los siguientes:

  • El crecimiento económico mundial se desacelerará ligeramente en 2019 (+3,1% desde +3,2% en 2018).
  • Se espera que una política monetaria más estricta en Estados Unidos lleve a un crecimiento más lento de la inversión y a un menor ímpetu, especialmente en los mercados emergentes.
  • En cuanto a los precios comerciales, aunque esperamos que el petróleo Brent baje a 69 euros por barril en 2019 en promedio, la resistencia de las monedas y una inflación más fuerte apoyan el crecimiento del comercio en términos de valor.

 

Crecimiento del comercio mundial

crecimiento del comercio mundial

Fuente: Euler Hermes

 

¿Guerra comercial? Realmente no

El proteccionismo ha tenido un impacto muy limitado hasta ahora; sin embargo, el sentimiento, como se refleja en el declive de los índices PMI de las principales economías manufactureras, se ha visto afectado por las amenazas comerciales.

Incluso aunque los anuncios del Presidente Trump del 23 de septiembre aumentaron la media de los aranceles de Estados Unidos en +1,7pp, a un 5,2% estimado (que corresponde al nivel de los aranceles de los años 80), el proteccionismo debería mantenerse bajo control a nivel mundial.

De hecho, hay  tres razones por las que se evitaría una guerra comercial: el pragmatismo en Estados Unidos, la red de seguridad comercial china y la fatiga del proteccionismo. Euler Hermes espera un enfoque más constructivo del comercio en Estados Unidos y la respuesta de China no ha supuesto una ruptura del comercio mundial. Por otro lado, las reformas para facilitar el comercio y los nuevos acuerdos de libre comercio compensan parcialmente la disputa entre Estados Unidos y China.

Si la situación se tensara hasta un escenario de “disputa comercial” (media de aranceles estadounidenses superiores al 6%), podría costar medio punto al crecimiento del PIB de Estados Unidos. Una “guerra comercial” (media de aranceles estadounidenses superiores al 12%) podría costar dos puntos al crecimiento del PIB de Estados Unidos y provocar una recesión mundial.

 

España: la fuerte ventaja comparativa mantiene en marcha el motor de las exportaciones

Se espera que las exportaciones de bienes y servicios aumenten en +23 000 millones de euros en 2019. Tres factores deberían ayudar a mantener en marcha el motor de la exportación:  –       Una aceleración del consumo en Francia y Alemania, los dos principales socios comerciales de España (que reciben una cuarta parte del total de las exportaciones españolas); –       la ventaja comparativa española, es decir, la especialización industrial en bienes de consumo (vehículos y partes, agroalimentación); –       y un euro más débil.

 

Nuevas amenazas a la vista: costes del comercio, desviación comercial y riesgo político

Más allá del proteccionismo, las empresas deben prepararse para mayores costes del comercio, desviación comercial y aumento del riesgo político.

Primero, la brecha de financiación del comercio (1,5 billones de dólares) aumentará a medida que las condiciones monetarias y financieras en términos de dólares se ajusten, y aumente el riesgo monetario, político y de impago.

En segundo lugar, la desviación del comercio podría generar ganadores y perdedores: los ejes comerciales de Asia deberían ser los más beneficiados.

Por último, esperamos 400 nuevas medidas proteccionistas en el mundo (frente a 560 en 2017), pero su complejidad, así como los riesgos de confiscación y expropiación podrían aumentar a medida que la economía experimente un aterrizaje suave.

El 3,67% de pymes y empresas de mediana capitalización de España incurre en impagos

  • Las pymes y las empresas de mediana capitalización representan un riesgo crediticio mucho mayor que las compañías multinacionales.
  • Los riesgos de crédito son mayores para las empresas en Francia y en España.
  • Los inversores institucionales están buscando fondos de inversión alternativa, que impulsan un auge prolongado de los préstamos directos a empresas en Europa.

 

SOLUNION, la compañía experta en seguros de crédito y de caución y en servicios de gestión del crédito comercial, analiza la situación del riesgo de crédito en Europa a partir del informe Up to One Third of European SMEs & Mid-Caps with High Creditworthiness”, elaborado por Euler Hermes Rating, filial de su accionista Euler Hermes.

Según el análisis, que compara las tasas de impago de 2 años, las pymes y las empresas de capitalización media en España tienen una tasa de impago mayor (3,67%) que las francesas (3,05%), las alemanas (2,59%) y las italianas (2,05%). Las tasas de morosidad son relativamente altas en España, como consecuencia de la crisis financiera internacional que dejó a muchas empresas en la cuerda floja. Las insolvencias se dispararon y el sector inmobiliario y el de la construcción se vieron especialmente afectados, con un importante incremento de la tasa de impago.

 

Los análisis de riesgos crediticios europeos exigen más que una estimación aproximada

El estudio revela que los países muestran tanto similitudes como diferencias significativas. En Alemania, como en Francia, la construcción, otras manufacturas y la fabricación de maquinaria y equipo tienen tasas de incumplimiento superiores a la media. En Italia, la agricultura y la minería son inversiones particularmente arriesgadas, mientras que las pymes y las empresas de capitalización media españolas en los sectores de construcción, inmobiliario y alquileres son especialmente propensas a presentar impagos de deuda.

La tasa de morosidad del comercio al por mayor y al por menor es ligeramente inferior al promedio en los cuatro países, en comparación con las demás industrias. Sin embargo, las empresas españolas en este sector siguen incumpliendo con el doble de frecuencia (2,82%) que en Italia (1,38%). Dicho esto, el riesgo en esta industria también depende en gran medida de los productos concretos que se venden.

En España, la tasa de morosidad multisectorial acumulada de dos años del 3,67% es relativamente alta en comparación con los otros países analizados. Las tasas de incumplimiento específicas de cada sector van del 2,62% al 12,92%. Esta media tan elevada se debe en gran parte a los elevados ratios de incumplimiento en «Construcción» (7,70%) e «Inmobiliario y alquileres» (12,92%).

Distribución del riesgo sectorial en España

tasa de impagos

Fuente: Euler Hermes Rating GmbH

 

La volatilidad y las perspectivas del sector afectan directamente a las tasas de incumplimiento

La volatilidad del sector, sus perspectivas y la estructura del mercado tienen una gran influencia en el riesgo sectorial y, por extensión, en las tasas de incumplimiento. Estas suelen ser relativamente bajas en sectores normalmente estables, como los servicios públicos y comunitarios. Estas industrias también se benefician de una competencia bastante baja y de altas barreras de entrada en el mercado. Exactamente lo contrario se aplica a las industrias más volátiles, en ocasiones altamente fragmentadas, como la construcción, otras manufacturas y la fabricación de maquinaria y equipo. Por supuesto, el perfil de riesgo de una empresa también depende de su capacidad para responder a ciclos de mercado, de innovación o fluctuaciones cíclicas, y capitalizar su posición competitiva.

 

El informe completo está disponible en la página web de Euler Hermes Rating.

El Brasil de Bolsonaro: las compañías aún no están fuera de peligro

  • -A corto plazo, las reformas realizadas en el entorno empresarial podrían llevar a la creación de 90.000 empresas adicionales en 2019 en comparación con 2018.
  • -Sin embargo, varias de las propuestas de Bolsonaro son todavía imprecisas y otras, poco realistas: la austeridad podría reducir en -1,2pp el crecimiento del PIB real en un año.
  • -A medio plazo, en un entorno global con los tipos de interés al alza, los sectores del retail, automóvil, proveedores, textil, alimentación y energía, estarían en la lista de vigilancia por su proporción de deuda en riesgo.

Brasil comienza una  nueva etapa con el ascenso de Jair Bolsonaro a la presidencia del país. El domingo, 28 de octubre, Brasil dio un cambio radical en su historia electoral, en la que había prevalecido el voto al partido laboralista desde los años 2000.

SOLUNION, la compañía experta en seguros de crédito y de caución y en servicios de gestión del crédito comercial, analiza las perspectivas económicas de crecimiento planteadas por su accionista Euler Hermes y la aplicación de reformas que pretende llevar a cabo el nuevo presidente, en su último análisis sobre Brasil.

 

A corto plazo, un alivio para empresas y mercados

Para el sector empresarial del país, la llegada de Bolsonaro al Gobierno brasileño parece ofrecer ciertas oportunidades para las empresas”, apunta Enrique Cuadra, Director Corporativo de Riesgos, Información y Recobro de SOLUNION, “con una política en apariencia pro-empresarial y reformas a corto plazo que solo necesitarían una mayoría simple en el Congreso”.

Entre las medidas de fomento de la confianza, estarían:

  • -Creación de un superministerio de economía encabezado por Paulo Guedes, un economista ultra liberal de la Universidad de Chicago. Es probable que Guedes respete la independencia del Banco Central y sea fiscalmente responsable.
  • -Privatizaciones para recolectar dinero público. Esto debería beneficiar a las Empresas de Propiedad del Estado (SOE), así como a las grandes empresas extranjeras que invierten, y redirigir los fondos a infraestructuras (como aeropuertos, carreteras y puertos). Según nuestras estimaciones, Brasil necesitaría cerca de 600.000 millones de dólares de inversión en infraestructura para 2030 para alcanzar el estándar de la infraestructura de Chile.
  • -Reducir costes burocráticos, un importante impedimento para una empresa brasileña o extranjera para hacer negocios. Actualmente, un empresario necesita 79,5 días para iniciar un negocio en Brasil, frente a alrededor de los 30 días de media de Latinoamérica. La reducción del 60% en el número de días que prevé el nuevo Gobierno podría llevar a la creación de 90.000 empresas adicionales en 2019 en comparación con 2018.

 

    A medio plazo, las empresas tienen un motivo de preocupación

Si bien la incertidumbre parece haber sido descartada de los mercados por ahora, es demasiado pronto para que el sector privado plantee un panorama altamente alentador, ya que, más a medio plazo, este alivio empresarial no durará demasiado. Un mercado volátil, el aumento de la prima de riesgo y, por lo tanto, un incremento de los tipos de interés de los préstamos, podría no tardar en llegar, por tres motivos:

  • -Propuestas poco realistas o imprecisas: el programa económico de Bolsonaro no contiene evaluaciones de impacto. Esto podría desconcertar a los mercados si no detalla su plan en estos primeros días de transición. Además, su propuesta de presupuesto clave (para alcanzar el equilibrio fiscal primario en 2019) no es realista. Implica un enorme ajuste fiscal del 2,4% del PIB que podría reducir en -1,2pp al crecimiento del PIB real en un año.
  • -Problemas de gobierno: es probable que surjan en el Congreso discrepancias que podrían retrasar la reforma de las pensiones. Bolsonaro necesitaría entre 60% y 80% de los votos fuera de su coalición y oposición para aprobar una revisión de las pensiones en el Congreso.
  • -«Brasil first» e inestabilidad del programa liberal: un resurgimiento del pasado intervencionista y nacionalista de Bolsonaro pondría en peligro la agenda de política económica del país.

Esta situación podría generar un contexto con perspectivas decepcionantes para el crecimiento económico en Brasil (+2,5% en 2019) y la reducción de la liquidez a nivel general. Los problemas para gobernar y el estancamiento de los debates sobre las pensiones, conducirían a un aumento en la prima de riesgo de Brasil, poniendo en peligro la deuda corporativa.

Georges Dib, economista para la región de América Latina en Euler Hermes, apunta, “en cuanto a sectores, el minorista  tiene la mayor proporción de deuda en riesgo (58,4%), seguido por el sector del automóvil (47,8%), textil (43,5%), alimentación (38,2%) y energía (9,2%, pero con el valor nominal más alto, 18.000 millones de dólares)”. Además, la incertidumbre sobre el programa económico y su factibilidad también podría desencadenar una depreciación de la moneda. Esto perjudicaría a los sectores dependientes de la inversión extranjera: equipamiento de transporte, equipamiento doméstico, maquinaria y equipo, y electrónica. Juntos, su producción representa algo menos del 6% de la producción total brasileña.

La economía de la zona euro, en una espiral económica estable

  • El ojo del huracán: las políticas fiscales, monetarias y comerciales de EE.UU. crean presión sobre la economía doméstica, al tiempo que absorben la liquidez global.
  • El crecimiento de la zona euro se mantendría en una espiral relativamente estable, con previsiones de crecimiento aún positivas a pesar de cierta desaceleración.
  • El poder adquisitivo de las familias de la zona euro crecerá con respecto a años anteriores (+1,4% en 2018).
  • Por países:
    • España: desaceleración del consumo privado, inversión todavía robusta.
    • Alemania: fuerte demanda interna, aunque se relaja el sector exportador.
    • Francia: rebajas fiscales para el sector privado.
    • Italia: la desaceleración y el estrés de mercado plantean restricciones a los planes presupuestarios.
    • Reino Unido: un Brexit de última hora.

La zona euro alcanzó un crecimiento récord en 2017 con respecto a los últimos diez años (+2,6% en 2017), pero la menor contribución externa neta apunta a una desaceleración progresiva del PIB regional. SOLUNION, la compañía experta en seguros de crédito y de caución y en servicios de gestión del crédito comercial, analiza las perspectivas de crecimiento para las principales potencias económicas de la región, a partir de los datos de su accionista, Euler Hermes.El crecimiento del PIB debería desacelerarse a +2,1% y a +1,8% en 2018 y en 2019, respectivamente, aunque estas cifras se verán parcialmente compensadas por una mayor demanda interna. La diferencia entre el crecimiento de la facturación y los tipos de interés sigue siendo positiva para las perspectivas de inversión. El crecimiento salarial se acelerará a + 2,3% interanual y la tasa de desempleo bajará a 8% a finales de 2018. Además, una menor inflación (1,7% a finales de 2018), junto con el aumento de la renta disponible, respaldarán el poder adquisitivo de las economías domésticas (+1,4% en 2018). Se espera que las empresas inviertan, puesto que aún disfrutan de elevados márgenes y de bajos costes de financiación.Con estos datos, las previsiones indican que la región debería permanecer en una posición positiva en cuanto a perspectivas de crecimiento mundial, manteniéndose en una espiral económica estable, con China y Japón. A diferencia de los mercados emergentes, la región podría superar con éxito posibles efectos externos negativos en términos de liquidez e incertidumbre comercial. Esperamos que el crecimiento alcance del +0,4% al +0,5% intertrimestral en el tercer trimestre y que permanezca estable durante los próximos dos trimestres.

España: desaceleración del consumo privado, inversión aún robusta

La desaceleración cíclica (+2,7% crecimiento en 2018, +2,4% 2019) que se estaba esperando después de tres años de crecimiento superior al +3%, ha comenzado a producirse gradualmente. Las principales causas serán, por un lado, la reducción de capacidad productiva sin utilizar en la economía, debido a la pérdida de impulso en la mejora de las condiciones laborales; y, por otro lado, el ajuste gradual de la política monetaria, que endurecería las condiciones de financiación.  Los apoyos al consumo de los hogares  apuntan a una desaceleración: los salarios nominales disminuyeron -0,1% en el segundo trimestre de 2018 con respeto al mismo periodo de 2017, después de haberse ralentizado en el primer trimestre. La tasa de ahorro está en un mínimo histórico, y el desempleo se encuentra en su nivel más bajo desde el cuarto trimestre de 2008, por lo que prevemos una mejora más lenta en el mercado laboral. En este contexto, ¿qué pueden esperar las empresas?: la inversión se mantendrá robusta, con márgenes de beneficio como porcentaje del PIB aún altos, alrededor del 42%, y tasas de utilización de la capacidad que siguen siendo superiores a la media de largo plazo (79.5% en el segundo trimestre). Después de tres años impresionantes en cuanto a la caída del número de insolvencias empresariales, la tendencia sufrió una desaceleración en 2017 (-4%) y se prevé una estabilización para 2018 (0%) y una ligera disminución en 2019 (-2%). Sin embargo, el número de insolvencias se quedará un 30% por encima del nivel alcanzado en 2008.

Alemania: crecimiento sólido (+2,1% en 2018, +1,9% en 2019) a pesar de los vientos en contra del comercio exterior

La demanda interna alemana continúa en buena forma, pero el motor de las exportaciones se atasca. Una de las principales razones de ello es, sin duda, el conflicto comercial persistente con Estados Unidos. Un posible acuerdo entre este país y la Unión Europea podría aliviar esta situación.Alemania ha generado un excelente superávit fiscal en el primer semestre de 2018, lo que ha provocado un gran debate sobre el uso que se le debe dar. Esperamos un +0,4pp de gasto adicional en 2019 (+ 0,8% del PBI), lo que no debería poner en riesgo el objetivo de superávit fiscal para el próximo año.Aunque el índice de clima empresarial IFO cayó ligeramente (-0,2 puntos) en septiembre y las empresas encuestadas evaluaron tanto su situación comercial como sus expectativas comerciales de manera algo menos positiva que en agosto, el sector manufacturero tiene confianza en el futuro. Las compañías planean expandir su producción en los próximos meses, una buena noticia para la industria en Alemania, que mostró signos de debilidad en los meses anteriores. Gracias a la robusta demanda interna sostenida, se prevé que la economía alemana continúe creciendo sólidamente en lo que queda de año.

Francia: rebajas impositivas para una economía con falta de confianza

Después de un año dedicado a controlar el gasto público y posponer algunos recortes fiscales para limitar el déficit fiscal, el Gobierno anunció una serie de políticas favorables para el sector privado, previstas para 2019. De esta manera, las empresas deberían beneficiarse de los recortes más amplios (aproximadamente 20.000 millones de euros) haciendo aumentar su inversión a un ritmo acelerado. Esta apuesta por el sector empresarial se agradece, después de que las empresas francesas tuvieran que aumentar su exposición a la deuda este año (72,3% del PIB en el segundo trimestre) para financiar sus esfuerzos de inversión (+ 3,7% en 2018). Sin embargo, la economía gala no puede sostenerse solo sobre el sector empresarial. El consumo de los hogares se desaceleró a +0,8% en 2018 (el más bajo desde 2013), con lo que los hogares no contribuyeron al crecimiento del país. El anuncio del Gobierno de que los impuestos disminuirán en 6.000 millones de euros en 2019, no fue suficiente para impulsar la recuperación de la confianza de los hogares. Aunque se espera una recuperación para 2019, el crecimiento del consumo de las economías domésticas aún es bastante bajo (+0,3% intertrimestral en el tercer trimestre, después de -0,1% en el segundo).

Italia y Reino Unido: pragmatismo y disciplina para el mercado

El Gobierno italiano tiene como objetivo un déficit presupuestario del 2,4% del PIB para 2019, por encima del nivel previamente comunicado por el Ministro de Finanzas Giovanni Tria, y en el extremo superior de las expectativas del mercado. Insiste en que sigue comprometido a reducir su carga de la deuda (132% del PIB). No obstante, la expansión fiscal planificada provocaría un aumento de la deuda pública. El crecimiento del PIB nominal se desaceleraría debido a la elevada incertidumbre política y los mayores costes de refinanciación que pesan sobre la actividad económica. Cabe destacar que la previsión de crecimiento de 2019 de Euler Hermes (+0,8%) contrasta con la proyección de crecimiento del gobierno de +1,6%, que en el contexto de la desaceleración del crecimiento del PIB de la eurozona y el endurecimiento de las condiciones financieras, parece fuera de alcance.  El escenario de base de Euler Hermes espera que el Gobierno italiano modifique notablemente su política fiscal ultra expansiva de 125.000 millones de euros en medio de la elevada presión del mercado (con solo el 40% de las medidas propuestas implementadas en 2019/20). Por su parte, en Reino Unido se esperan intensas negociaciones y tensiones políticas. Se sigue perfilando un escenario con un acuerdo de Brexit de última hora para enero de 2019. Para 2021, el acuerdo comercial entre Reino Unido y la Unión Europea debería aliviar las tensiones políticas y evitar la separación de Irlanda. De todo este proceso, las economías domésticas se llevarán la peor parte.

Let Africa enter its Belle Epoque

África puede resultar un destino de inversiones muy interesante, ya que el crecimiento del continente está impulsado por las necesidades de capital intensivo, especialmente en la infraestructura. Por lo tanto, el financiamiento es una de las cuestiones clave para canalizar adecuadamente los fondos a los proyectos correctos.

Este informe concluye, que si bien hay razones para el optimismo en muchas economías africanas, también hay obstáculos y escollos que impiden que el continente alcance su verdadero potencial. La situación es muy diversa dependiendo de los países.